Universo de Emociones

universodeemociones6

Hace muchos años “inventé” una frase que a menudo me repetía cuando notaba que los acontecimientos, el estrés y la ansiedad por los problemas que tenía me superaban.

Me decía a mí misma: “Piensa qué significa para el Universo lo que te está pasando” y visualizaba esas películas donde aparece el planeta tierra desde la mesosfera… todo en silencio… con el Universo infinito y oscuro alrededor y me imaginaba el planeta dentro del sistema solar y… eso me ayudaba a ver la ridiculez de mis preocupaciones. Entendía que todas aquellas exigencias y las emociones que se derivaban, me las estaba generando yo solita y que, en el fondo, no era el fin del mundo. Aquello de allí fuera sí era importante, todo lo que nos rodea es realmente un misterio digno de preocupación y no si yo llegaba tarde o si el fin de semana podría ir aquí o allá.

Me refiero a algo similar a este precioso vídeo.

Siempre me ha fascinado el Universo y siempre me ha ayudado a relativizar las cosas. Hasta que empecé a descubrir todo este mundo en el que es posible entender las situaciones desde las emociones, pensar y descubrirse a uno mismo e intentar entender por qué nos pasa lo que nos pasa por la cabeza y por el corazón, debo confesar que no era precisamente una buena gestora emocional.

Las emociones han dominado bastante mi comportamiento y mis decisiones, y, durante toda mi vida hasta hace poco, vivía creyendo que lo que me decía mi cabeza era lo que yo pensaba y que aquello era la verdad y que, por lo tanto, tenía que comportarme de esta o de aquella manera y tenía que hacer esta o aquella otra cosa. Ojalá hubiera sabido hace tiempo que, las emociones, producto de nuestras vivencias y nuestro aprendizaje, nos hacen reaccionar de una manera concreta y que esta forma puede cambiar, que nuestro comportamiento puede ser diferente, que no es necesario que nos sintamos deprimidos o eufóricos, que si hacemos el esfuerzo de conocer nuestro interior y no dejar que la visceralidad nos guíe, el camino será mucho más provechoso y llegaremos allí donde realmente queramos.

Por suerte, y como os conté en el post “El cuento de I Believe in Dreams”, un día mi vida cambió y me siento muy afortunada de podéroslo contar. Es un círculo vicioso: sucede un acontecimiento -> lo valoramos según nos han enseñado/aprendido/estamos acostumbrados -> reaccionamos y nos dejamos llevar por las consecuencias físicas y emocionales (tensión, rabia, euforia …) -> actuamos

El problema es que, normalmente, rara vez estamos contentos con nosotros mismos y con nuestra reacción. O ha sido desmesurada (por exceso o escasez), o nos ha generado unas expectativas que luego no se cumplirán, o nos ha dominado el miedo… si estamos atrapados por nuestras emociones y no practicamos o nos preocupamos por ir más allá e intentar descubrir por qué reaccionamos como reaccionamos, nunca saldremos del círculo. Decimos “yo soy así” y cada día que pasa reforzamos esa idea porque, para bien o para mal, la vamos repitiendo.

Entonces, ¿cómo podemos romper el círculo?

Leyendo, escuchando y reflexionando.

Tal y como me defino en la primera página de este blog “soy una apasionada de las emociones” y me encanta hacer sentir y que me hagan sentir “cosas”, en especial, con el lenguaje. Necesito una dosis diaria de emociones positivas y leo e investigo todo lo que puedo al respecto. Es por esto, que, cuando vi que el Catedrático Rafael Bisquerra hacía una conferencia en el Instituto de Formación Continua de la Universitat de Barcelona, no dudé en apuntarme.

No sabía exactamente qué quería decir eso de ver las emociones desde un punto de vista científico, de hecho, si hay algo que, a priori, me parece poco investigable científicamente, son precisamente las emociones, pero aun así, algo me decía que tenía que ir. Nada más llegar, encontré una persona entrañable. Los ojos del Profesor Bisquerrra transmitían ilusión, expectación, optimismo, diversión… y todas las palabras que aprendí aquella tarde sobre las emociones positivas.

Descubrimos que las emociones están aquí para ayudarnos a sobrevivir, que son un instrumento de la evolución para perpetuar la especie, nada más.

Cartel Universo de Emociones

Bueno nada más, ¡muchísimo más!, pero, en esencia, están para eso. El miedo para detectar situaciones peligrosas, la ira para reaccionar ante esas situaciones… y así descubrimos constelaciones de emociones que podemos agrupar en positivas y negativas. Hablo de constelaciones porque uno de los últimos proyectos del Profesor Bisquerra es el libro Universo de Emociones, que nos sirvió de guía para toda la conferencia. La idea es explicar el universo emocional de las personas bajo el paralelismo del Universo real donde vivimos. Es sublime, innovador, divertidísimo y está dibujado con una exquisitez gráfica que hace que todavía te interese más.

Aprendimos que, dentro de las galaxias de las emociones nacen muchas otras, que algunas están en expansión y que depende de nosotros cuanto las queramos expandir o no. “Estamos programados para sobrevivir, no para ser felices” y que todo lo que cultivamos en nuestro tiempo libre, es lo que nos hará ir hacia un lado o hacia otro. Que la constelación de galaxias formadas por el miedo, la ira y la tristeza nos viene de serie y que para desarrollar de la felicidad, la alegría y el amor debemos nadar a contracorriente y esforzarnos para hacerlas crecer cada día.

LibroUniversodeemocionesÉstas y muchas otras cosas son las que aprendimos el otro día en la Universitat de Barcelona y estoy muy feliz de que así fuera. Os he puesto imágenes con citas del libro, lo podéis encontrar al completo en este enlace: Libro Universo de Emociones.

Para acabar, quería destacar un elemento muy importante sobre nuestra reacción ante los acontecimientos y las emociones que se generan en una y otra persona. Todos somos diferentes y todos reaccionamos diferente ante un mismo hecho, y es justamente eso lo que nos delata. Es decir, el hecho que cada persona valore y reaccione diferente ante un mismo estímulo, tendría que quitar la venda de los ojos a tod@s los que creen en la unanimidad de criterio y en lo de “esto es así” y demostrar que si algunas personas son capaces de responder ante una situación de una manera admirable, los demás también somos capaces, que si hay gente que se preocupa y entrena para compartir cada vez más emociones positivas con el resto del mundo, nosotros también somos capaces y que si, poco a poco, todos vamos viendo que este camino es posible, irremediablemente crearemos un futuro mejor para todos los seres vivos y para el planeta. Cada gesto es importante y tus emociones y las mías pueden cambiar el mundo.

A este post también le quiero poner una banda sonora.

En este caso y de manera simpática, lo podemos, además, relacionar con lo que os acabo de contar y de paso aprovecho, porque es una canción que me encanta.

Y en este caso, además, tiene un sentido más profundo que de costumbre. Ya hemos demostrado que, según como se mire, todo depende, pero lo que no depende y nunca nos tiene que fallar, es la fuerza y las ganas de vivir día tras día este emocionante viaje.

Pau, we believe in dreams, we believe in you.

LEAVE A COMMENT