Joana Santamans, sueños hechos pintura

ExpoJoanaSantamansUn día conoces a alguien que te habla como si fueras tú misma y escuchas de su boca las palabras que tú misma podrías decir.

Un día te quedas boquiabierta porque aquella persona que tienes delante de ti te está diciendo cosas preciosas y ves cómo se las cree y las vive. La ves fuerte, segura, real y sobre todo, abierta. Abierta a la vida, a las emociones, a la sensibilidad, abierta a dejar ver al público todo lo que lleva dentro, a dejar ver cómo es la vida a través de sus ojos, a compartir con todos los que quieran una parte de su corazón, de su imaginario, de su arte… y de su espíritu.

Así es como me sentí el otro día cuando conocí a la pintora Joana Santamans y estoy muy contenta.

Estoy muy contenta porque, una vez más, la vida me sorprendió y me recordó que nunca podemos ni siquiera llegar a pensar que controlamos lo que nos pasa, porque no es así. La vida va, avanza, pasan los días y las energías se mueven y la gente, y tú mismo, también te mueves, y el hecho de que te encuentres ante una u otra persona depende exclusivamente de las vibraciones que está emitiendo tu alma… Será que mi camino hacia “el Zen” no va del todo mal porque últimamente sólo conozco gente fantástica con una gran fuerza interior.

Me pongo trascendental y os hablo de las energías y del espíritu porque hoy hablamos de ARTE.

“El ARTE es una forma de conocimiento intuitivo que expresa emociones, sentimientos, estados de ánimo, ideas y formas de pensar del artista en cuestión en el momento histórico que le toca vivir.”

Y el ARTE, como ya he dicho, es espíritu. Proviene y nos conecta con nuestro espíritu. Joana me dijo: “Es un viaje interior que te hace ir a la esencia, te hace conectar con tu ser. El momento de la creación es como hacer un viaje, es como ir a un mundo diferente donde, a menudo, no sabes dónde vas a ir parar, pero la energía fluye y al final todo acaba teniendo sentido. Es el proceso inverso de diseñar.”

Me recordó lo importante que es mantener vivo el niño interior que llevamos dentro, dejarlo crear, dejar que se exprese, y vi en sus ojos, que todo aquello era verdad. Me estaba hablando con la mano en el corazón de lo que más le gusta hacer y que, con el apoyo familiar y la perseverancia, se ha convertido en su trabajo, su sueño hecho realidad.

Joana me explicó que le encantan los animales y que le encanta pintarlos. Me describió cómo los animales viven el presente, como no están condicionados por el pasado o por el futuro como lo estamos nosotros, como esta invención del tiempo lo único que hace es ponernos trabas a nuestros deseos y que debemos esforzarnos en recuperar la vida en el presente… “Me interesa especialmente su mirada. Esta mirada de vacío infinito que tienen y que te conecta… con el todo “.

Precioso.

Precioso como todo su arte. A mí me enamoró, especialmente, el caballo. La mirada del caballo. Había conocido Joana Santamans por casualidad, a raíz de mi visita y post sobre Masia La Garriga, y sólo de ver un cuadro suyo, supe que me fascinaría su estilo. “Salvaje romántica”, “Naturaleza sofisticada” como me dijo ella o “Cuando eres hermosa y auténtica por dentro haces cosas hermosas y auténticas por fuera” como le diría yo.

Sea como sea,  lo cierto es que sus cuadros tienen un estilo y un gusto magnífico que tanto podrían estar en un ambiente rústico como en el edificio más futurista. Para mí es un hiperrealismo de ensueño. Parecerá un oxímoron, pero, la verdad que descubres, en especial, en su última exposición “120×120.Óleo sobre madera” (Espai Guinovart, Agramunt) en las caras de los animales, te hace ir mucho más allá de la realidad, te hace realmente ir a la esencia de aquel ser vivo y de sus instintos, te hace soñar y te traslada a ese hermoso mundo de las ideas.

Y así pasé un buen rato descubriendo una joven pintora con un futuro espléndido.

Aquí os dejo un par de vídeos donde, por un lado veréis trabajar a Joana y no podréis evitar dejaros llevar por su ritmo y su belleza y, por otro, algunas caras conocidas os presentan el libro “Y despiertas” de la Editorial Comanegra que Joana ha hecho con la talentosa y sensible Nina da Lua que, cosas de la vida, resulta que nos conocimos de pequeñas. Muchísima suerte a las dos.

Como banda sonora he elegido esta canción.

Me gusta Russian Red, esta versión me gusta aún más y la letra es perfecta porque mientras trabaja, a Joana la miran “The sun, the trees, the Moon, the sea, the clouds …” y todos los elementos de la naturaleza que bailan al compás de la guitarra y de su pincel porque ella lo sabe unir todo en su momento creativo… y porque es muy, muy “funny and beautiful inside”.

 

Podéis  dejar sonar la música mientras visitáis la shop de Joana Santamans.

LEAVE A COMMENT