El amor es magia

magia

Hay muchos momentos en la vida en que podemos sentir que significa ” magia “. La magia es un concepto difícil de definir pero muy fácil de identificar cuando se vive. Son aquellas situaciones en que parece que el tiempo se detenga, que el corazón te lata más fuerte que nunca, que sientas tanta energía que la emoción se convierta en euforia, que por unos instantes todo esté en su lugar, que te posea una tranquilidad tan extraordinaria que encuentres sentido a todo lo que has hecho hasta entonces, que seas capaz de apreciar la belleza de la naturaleza y darte cuenta de los pequeños detalles, que los sonidos y olores te lleven recuerdos de vivencias pasadas y las puedas revivir como si fueran ahora mismo, que puedas compartir un instante con alguien y ambos sepáis que estáis sintiendo lo mismo y… muchas otras situaciones maravillosas.

La magia no es sólo en el amor. Bueno, sí, es en el amor, pero en el amor a las cosas, a la vida, a la naturaleza, a los demás, a la amistad, a compartir, y también, como no, en el amor hacia otra persona, el amor de la pareja. Hay una situación que, después de haber visto por enésima vez Pretty Woman, querría destacar.

Cuando conoces a LA persona. Porque existe la posibilidad de que, entre todos los habitantes de la tierra, encuentres a LA persona.

LA persona es aquella con la que, desde el primer momento en que la ves pasar, hablas o interactúas de cualquier manera, tu cuerpo reacciona totalmente diferente a como había reaccionado con el resto de seres humanos que habías conocido hasta entonces .Hay un primer momento de desconcierto, en que tú mismo piensas que hay algo raro, que no sabes muy bien qué es (por supuesto no crees que sea nada parecido a una atracción absolutamente descontrolada )pero, lo cierto es que, conforme van pasando los minutos, cada vez quieres estar más tiempo a su lado.

Normalmente, cuando has tenido varias relaciones, sueles ser bastante escéptico cuando se trata de admirar las maravillas de otros, sobre todo al principio, porque todos sabemos lo hermosa y feliz que es la ignorancia, y como la magia siempre funciona más en los desconocidos que en los conocidos… pero, aún así, cuando estás delante de LA persona hay algo que te supera y hace que, de repente, creas en todo y más.

Lo que pase a partir de aquí y el futuro más o menos exitoso de la relación estarán marcados por todas las otras relaciones que hayas vivido antes, lo que hayas aprendido o no, como hayas sido capaz de aceptar los errores que has cometido y, sobre todo, de las ganas que tengas de arriesgarte una vez más. Si falla alguno de estos ingredientes la cosa se complica y es cuando, después de unos años, la cosa “ya no es como antes”.

Si, en cambio, estás en el punto vital adecuado para decir yes, we can, es cuando puedes vivir el cuento. Aquel cuento en que el príncipe, como en Pretty Woman, en una de las escenas más ñoñas y románticas del cine, te viene a buscar por sorpresa y empiezas a oir a lo lejos “Aaaamaaamiii Alfreeeeedo…” y el cuerpo se te hiela y le oyes gritar: “Princesa Vivian!, Baja Princesa Vivian!” y lo ves allí, con el ramo de flores (¡no hay nada más romántico que un hombre con un ramo de flores en la mano!) subiendo por la escalera (imaginas que por el camino ha matado ya a un dragón o dos) y abre los brazos y te mira con unos ojos que difícilmente olvidarás en tu vida… y…  esto es magia, la magia de los sentimientos, de las ilusiones, del amor. Esta escena es preciosa.

Entonces, como ocurre en la película, está bien que haya un momento más o menos divertido en el que, dependiendo del ingenio del caballero tendrá más gracia o menos (en todo caso a ti ahora no te importa porque por fin te ves con el vestido largo, la trenza, el pecho bien sujeto por el corsé, a punto de ser besada por el más valiente del reino)

y es cuando, en este momento, haciendo alusión a lo que ella le ha dicho varias veces sobre los cuentos, él le pregunta “¿y qué pasó cuándo el príncipe subió a la torre a rescatar a la princesa?” y ella responde: “que ella le rescató a él” y es que, amigos, las princesas tenemos mucho que aportar.

PD: será cuestión de ir a Hollywood … “Welcome to Hollywood, what s your dream?! (…) Some dreams come true, some don’t, but keep on dreaming, always it ‘s time to dream, SO KEEP ON DREAMING!

PD2: la música clásica te hace vivir momentos mágicos, sean los que sean, siempre es una BSO muy adecuada.

LEAVE A COMMENT