Cuando lo crees sucede, los sueños se hacen realidad

Me gustaría que, antes de empezar a leer, hicieras PLAY en el reproductor y fueras leyendo con la música de fondo.

Las 17h de la tarde, recibo una llamada que me dice muy ilusionada: “¡Es verdad! ¡Es verdad! ¡Me he concentrado y me han llamado! ”

Y es que cuando intentas creer en algo, lo que sea, siempre tienes esa voz dentro de ti diciéndote: ¿Estas segur@ ? ¿Y sino sale bien? Siempre ese pánico al “fracaso” por pequeño que sea…

No estamos preparados ni para entender que las cosas pueden salir diferentes a como las habíamos pensado, ni para aceptar los sentimientos que vengan raíz de ello. NO QUEREMOS SUFRIR. Nos han enseñado, en general, que tenemos que ir sobre seguro y que, arriesgarse demasiado o perseguir ideales, es de gente un poco excéntrica.

Pero, para no sufrir, perdemos tanto de la vida… Perdemos tantas cosas por el camino que, si hubiéramos tenido la fuerza para llevarlas adelante, las hubiéramos podido disfrutar. Tantas, tantas que preferimos no recordarlas, no pensar y decirnos: no, aquello no hubiera sido buena idea, seguro que a la larga….

Y así vamos haciendo. Nos dejamos llevar por lo que nos resulta más fácil, más cómodo… por lo que estamos acostumbrados a ver en casa y por un largo etcétera de situaciones que nos condicionan y cada vez esconden más adentro los pequeños sueños que teníamos. Sueños que quizá los tenemos desde pequeñ@s, o  que se han ido creando a medida que nos íbamos haciendo mayores… Sueños, al fin y al cabo, que forman parte de lo que SOMOS como persona. PORQUE SOMOS LO QUE DESEAMOS, lo que llevamos dentro, aunque lo escondamos. Es nuestra esencia y sólo podemos ser felices de verdad, cuando lo aceptamos y tenemos el valor de llevarlo adelante.

Es igual que pensemos en la pareja, en el trabajo, en el estilo de vida… ¿Cómo quieres que sea tu vida? ¿Cómo te dice tu interior que, de verdad, te gustaría vivir? ¿Cómo quieres que sea realmente la persona que esté a tu lado? ¿A qué te quieres dedicar el resto de tu vida? En definitiva: ¿qué te haría realmente feliz?

Ya hace un tiempo que decidí creer todo esto que estoy escribiendo. Y lo quiero creer porque no quiero tener más la sensación de que estoy haciendo o viviendo situaciones que no me hacen feliz. No quiero soñar cómo sería… no quiero oír la voz diciendo : ¿estas segura ? Piensa que si haces esto puedes pasarlo mal eh………. Vale, de acuerdo, ¿¿¿¿¿y ? ? ? ? ? ¿Es que lo estoy pasando genial ahora? ¿No es mejor creer en lo que quieres lograr y aprender a vivir con los sentimientos que la aventura te traiga, que vivir permanentemente en la trinchera de las emociones?

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que, a veces, las cosas no saldrán como nosotros queremos o habíamos deseado, aunque pongamos todo nuestro empeño, pero, sin duda, sino sale exactamente como queremos, es porque nos espera alguna otra cosa que se derivará de esta primera, o que lo que habrás aprendido con esta te ayudará a conseguir la siguiente, o…. muchas cosas maravillosas que pueden pasar…. when you believe.

De estas reflexiones se derivan muchas otras que ya iré escribiendo… pero hoy tenía que empezar por esta, porque gracias a la llamada que antes os contaba, he vuelto a llenar mis reservas de fe que, aunque ahí están, de vez en cuando también flojean.

La BSO del post lo dice todo. De hecho, con las emociones que transmite la música muchas veces ya deberíamos tener suficiente… pero, por si acaso, no está de más que nos fijemos en la letra y nos demos un poco de margen para soñar…

2 Octubre, 2012

LEAVE A COMMENT