Crónica del viaje a California

Hay cosas en la vida que tienes que hacer.

Un día la idea empieza a germinar en tu cabeza, a veces se presenta como un pequeño reto, como un sueño lejano, como una locura… pero ahí está. Ahí está y ahí se quedará hasta que lo hagas realidad. Lo podrás ir tapando bajo “necesito mucho dinero”, “ahora no es el momento”, “no tengo con quién hacerlo”, “más adelante ya veremos” y toda la lista de escusas que hemos aprendido a poner a nuestras pasiones… pero ahí se quedará. Que florezca o se pudra, depende sólo de nosotros mismos. Depende de cuán lejos necesites apartarte de los convencionalismos, de lo fuerte que grite tu alma para que te muevas… y de lo que hayas aprendido a dudar de tus pensamientos y tus miedos que lo lleves a cabo o no, pero, de nuevo, ahí estará…

En mi vida, sin duda, habrá un antes y un después de ESTE viaje. ESTE viaje, es el que he hecho este pasado mes de agosto de 2016, a California, yo sola.

Antes, porque siempre había querido ir a Los Angeles. No sé realmente cómo explicarlo, pero había algo que me decía que tenía que ir, que ese lugar y yo estábamos conectados de alguna manera… Y después… después por todo lo que veréis a continuación.

Hay muchas experiencias, historietas y vídeos, que me ha sido imposible incluir en estos tres capítulos de resumen del viaje, pero todos los podría resumir en la siguiente reflexión:

“Ábrete, date, entrégate al mundo, entrégate a la vida y a las personas que encuentras por el camino con el corazón abierto y deja que tu intuición de te guíe. Nada puede salir mal si te relacionas con los demás desde el corazón, porque sí, de todo se aprende, pero sobretodo, en cuanto empieces a ver cómo los demás se abren también a ti, te va a invadir una sensación tan extremadamente fuerte de amor y de energía positiva, que se va a sobreponer a todo lo que vivas a partir de entonces. Descubrirás una forma más profunda, intensa y real de comunicarte con los seres vivos de este planeta como nunca hubieras imaginado, y eso, es lo que a partir de entonces, podrás llamar tu VIDA.”

Así me ha pasado a mí, así lo he vivido y así me encanta contároslo.

No puedo dedicar el post a nadie en concreto porque tod@s los que, de una manera u otra, habéis formado parte de esta experiencia, tenéis vuestro papel y, de tod@s y cada un@ de vosotr@s, he aprendido mucho, así que sólo os puedo dar las GRACIAS por ayudarme a crecer y a seguir difundiendo el amor, GRACIAS.

En el canal de youtube de I believe in dreams, en instagram de I believe in dreams y en facebook de I believe in dreams tenéis los vídeos diarios que fui subiendo durante el viaje.

LEAVE A COMMENT