Así cambió mi vida

Es un golpe. Es el golpe más fuerte que podrán darte nunca sin que nada ni nadie te toque. Cambian tu prioridades, tu horizonte, la vida se para. Se para y no hay nada que la pueda hacer avanzar. El tiempo se detiene literalmente y sientes un vacío por dentro como si tuvieras un agujero negro en el pecho que se tragara toda tu energía.

Nunca volverás a ser la misma persona.

Por suerte, nunca volverás a ser la misma persona.

Digo por suerte, porque a partir de ahora te querrás más, te cuidarás más, te entenderás y te respetarás más, y lo mismo harás con los demás. Cuando te dan una mala noticia relacionada con la salud de un ser querido, es un golpe, pero si la noticia es sobre tu propia salud… es difícil. Es difícil de asumir, de aceptar, de llevar… Pero, una vez pasas por todas las fases y llegas a la de superación, tienes la fuerza de un tren imparable.

AlexGaldeanoAsí conocí, el pasado miércoles 27 de mayo en el IDEC-UPF, a Álex Galdeano. Álex era un chico normal, con estudios y ambición profesional, con pareja, con una vida estable. Un día, sin embargo, las cosas cambiaron. El primer síntoma lo notó una noche en el camp nou viendo un partido del Barça: de repente había dos Puyols, dos Piqués… algo no iba bien. Empezaba a ver mal, doble. Porque somos así y siempre queremos tener una explicación para todo, Alex comenzó a pensar que tenía estrés. Cansancio, estrés, nervios, la presión del nuevo cargo en el trabajo…

No nos escuchamos. Estamos tan acostumbrados a no parar, a tener que dar siempre el % más alto que podamos que una de las frases que pronunciamos con más orgullo sobre nosotros mismos es: “Sí, sí, yo he ido a trabajar muchos días con fiebre”. Y nos parece fantástico, nos parece fantástico exigirnos más de lo que podemos dar y no cuidarnos como deberíamos.

Esto es lo que hizo Álex, seguir como si nada y adentrarse plenamente en la fase de negación. Esta fase es aquella que pasas de los reproches a ti mismo por no llegar a hacer las cosas como quisieras, a la frustración porque notas que a pesar de los esfuerzos no puedes, no lo consigues, no estás bien.

Es una fase autodestructiva.

No sé en qué momento de nuestra vida nos perdimos la clase en la que explicaban que lo primero somos nosotros mismos y nuestra salud. ELMundoBueno, de hecho quizá sí lo hemos oído alguna vez, pero nunca sale en un examen, nunca te hacen hacer prácticas, nunca te valoran el trabajo hecho… no entra en el temario de la vida y, sin duda, no ayuda a subir nota ponerlo en práctica. Así pues, además de no encontrarte bien, te vas maltratando psicológicamente hasta que llega el día en que, irremediablemente, tienes que ir al médico. Aquí, según tengas más o menos suerte y según si lo que te pasa es más o menos común, tardarás mucho o poco tiempo a pasar por La Visita.

La Visita de la que hablamos, es aquella que no olvidas nunca más. Es la puedes recordar cada palabra que pronunció el médico, los gestos de su cara, los de tu acompañante… es así, se te queda grabado.

“Síndrome del seno silente” le dijeron a Álex.

A partir de aquí, y con la tranquilidad de tener un diagnóstico, y digo tranquilidad porque por un momento es lo que sientes, por muy doloroso que sea, pasamos por la ira y la rabia hasta llegar a la resignación. “No lideraba mi vida”, “no tenía un objetivo claro, ni un camino”.

Anna, la mujer de Álex, y me permito citarla porque así lo hizo él a lo largo de toda la conferencia, fue en este momento el punto de apoyo y la guía que él necesitaba y de donde sale la idea del “Liderazgo racional”. En estos momentos de la vida en que solos no nos vemos capaces de salir adelante, siempre necesitamos una Anna. Una Anna que tome las riendas y nos diga “basta ya, ¿sabes que vamos a hacer?”, una Anna que nos ame tanto que sea capaz de poner por delante nuestra lucha y posible recuperación a su pena, dudas y miedo, una Anna, un líder.

Álex nos definió el liderazgo racional como el hecho de analizar la situación en la que te encuentras y ser capaz de buscar un camino, una dirección, que te lleve allí donde quieres llegar. Liderar tu vida es no dejarte llevar, ni por lo cotidiano ni por el desengaño o la lástima por ti mismo en los momentos difíciles, es dar un golpe en la mesa y decir: ¡basta! Y empezar a ir en la dirección correcta. En su caso, su líder fue Anna, Anna lo supo poner en su sitio.

El proceso de lucha y de más o menos éxito, desgraciadamente, a veces no va como quisiéramos, pero lo que es seguro es que el camino es éste.

Entonces pasó por un largo proceso de recuperación en el que la disciplina y el valor jugaron un papel muy importante y ahora tenemos la suerte que nos lo puede explicar y dar buenos consejos sobre cómo afrontar una situación de este estilo, pero sobre todo, sobre cómo vivir la vida.

Hay unas palabras que quisiera destacar especialmente: “Siempre hay que tener una actitud positiva, podemos luchar contra lo que sea, no tenemos límite, pero siempre necesitamos un equipo detrás, solos no podríamos conseguir nada. Vive la vida cambiando el círculo vicioso que te domina por un círculo virtuoso donde cada cosa que hagas te llene y no dejes de ponerte pequeños objetivos. Los pequeños objetivos, los pequeños pasos, son los que te llevarán lejos. “

Gracias a todos los que compartís vuestra experiencia. Gracias a todos los que nos demostráis cada día que la vida vale la pena y que tenemos una fuerza interior ilimitada. Gracias a #canyaalcancer, y a todas las iniciativas que cada día comenzáis para contarnos vuestras historias. Gracias por no dejar de creer nunca, gracias por “don’t give up”.

<- Inicia ahora a la canción.

Este post es un agradecimiento a Álex Galdeano por la conferencia y quiere ser también un pequeño grano de arena más para estar al lado del alma de Albert López y de su entorno, y un clamor desde el fondo de nuestro corazón para no dejar nunca de #viviracontracorriente.

Rest your head
You worry too much
It’s going to be alright
When times get rough
You can fall back on us
Don’t give up
Please don’t give up

Sin esta canción este post tendría mucho menos sentido, me fascina que todo el vídeo estén abrazados, es la mejor imagen y la mejor canción para terminar.

Gracias.

1 junio, 2015

LEAVE A COMMENT